Invertir en Inmuebles (Fidis)

Invertir en inmuebles para lograr la independencia
Fidis, he aquí una figura de inversión poco conocida por inversores pequeños, se trata de la participación colectiva de toda clase de inversionistas en los proyectos de construcción más representativos de ciudades importantes que incluyen las garantías necesarias por parte de las leyes regulatorias de los países en cuestión.

Los Fidis son participaciones en un bien inmueble, es de decir, al igual que las acciones de una compañía, los Fidis representan una parte de la propiedad corriente y por tal circunstancia, el adquirente del Fidis se hace dueño de una parte del inmueble en general.

¿Cómo funciona?

Esto es operado por Fiduciarias que se encuentran reglamentadas por los distintos entes de regulación financiera de cada país, la metodología es muy sencilla, se plantea un proyecto de construcción del cual la Fiduciaria promotora es la responsable de dirigir y por ende de conseguir los recursos para la financiación.

Supongamos que el valor de la construcción está representado en 500 millones de dólares, la Fiduciaria se encarga de dividir la participación de los inversionistas que en la mayoría de casos dicha participación no supera los 20000 dólares, luego la fiduciaria se encarga de atraer a los inversionistas y captar los fondos necesarios para emprender el proyecto.

Ahora bien, no tiene 20000 dólares para adquirir una participación en el inmueble, no se preocupe, he aquí una de las ventajas, la Fiduciaria le permitirá abonar en un principio solo el 10 % del valor del Fidis, que en el caso de los 20000 dólares abonaremos en principio tan solo 2000 dólares y el resto lo pagaremos de acuerdo a lo que dure la construcción, es decir, si el proyecto dura 40 meses entonces pagaremos mensualmente 450 dólares.

¿Cuál es la ventaja del Fidis contra otras figuras inversionistas?

La primera ventaja es que los pequeños inversionistas se hacen dueños de una participación en un proyecto de construcción vanguardista que anteriormente solo era para grandes inversionistas, como los Fondos de Inversiones, Fondos de Pensiones e Inversionistas Privados.

Otra de las ventajas es que el adquirente se puede hacer dueño, incluso, de una parte física real como es el caso de los hoteles; en estas circunstancias, el inversor se hace dueño de un apartamento dentro del inmueble en general, teniendo de este modo, un activo físico real con el cual puede generar ingresos por medio de las valorizaciones o simplemente, si lo prefiere, en un futuro vivir en él.

Otra ventaja son los ingresos que obtiene el inversor por las actividades operacionales que produzca el inmueble en producto de sus distintas actividades, como en el caso de los hoteles, los ingresos generados por el arrendamiento provisional de sus apartamentos o habitaciones. El resultado de los ingresos del inmueble en general se cancelarían a sus inversionistas después de deducir los gastos del inmueble en cuestión.

Un aspecto a tener en cuenta es que si por alguna circunstancia la Fiduciaria no logra reunir los fondos necesarios para la construcción del proyecto, las Fiduciaria devolvería todo su capital, incluyendo el interés generado por la parálisis del activo corriente.

Esta clase de inversión puede resultar una buena fórmula para incidir en nuestra independencia financiera de una forma segura y con menos riesgos de inversión. 

Adquirir inmuebles como forma de generar ingresos puede ser uno de los mejores negocios de largo plazo, sin duda, esta clase de inversiones representa un ítem importante dentro de la democratización financiera la cual puede ser alternativa para todas aquellas personas con ansias de independencia financiera. 


Publicar Comentario

Este Blog promueve la libre expresión.

 
Copyright © 2011. Independencia Financiera - Derechos reservados