Cómo vivir con un salario mínimo

como sobrevivir con el salario minimo

Gran pregunta, ¿Cómo sobrevivir con un salario mínimo? En muchos países latinos el salario mínimo es realmente una vergüenza nacional a excepción de Colombia en el cual además de ser una vergüenza es una desgracia. Un colombiano gana en promedio 350 dólares pero ese no es el punto neurálgico puesto que en otros países latinos se tienen casi el mismo promedio, la desgracia es que en los últimos años Colombia se ha convertido en un país con un alto costo de vida.

Para poder vivir con un salario básico y generar condiciones de vida digna se necesita ser recursivo. En la mayoría de países emergentes no se vive con un salario mínimo, se sobrevive, que es muy distinto. Para las empresas es muy grato hacer negocios en países emergentes dado el bajo costo en mano de obra y los bajos costos impositivos.

La educación debería ser el eje central de nuestra lucha por tener mejores ingresos pero he aquí un gran sofisma, el 95% de la educación actual sólo prepara personal para ser empleados con salarios indignos. A excepción de muy pocas instituciones educativas, ninguna enseña cómo innovar, cómo montar y ser propietario de un negocio, cómo sobrevivir en un mundo cambiante y sobre todo no nos enseñan a “vender”.

Es cierto, no estamos aquí para retorcernos por nuestros miserables salarios, vamos a tratar de dar respuesta al cómo vivir con un salario mínimo. Lo primero que hay que destacar es que todos de alguna u otra manera nacimos con alma de vendedores, hoy parece que fuese una vergüenza vender pero resulta que la venta es el principio de nuestra economía y principio de la evolución humana, no importa que sistema tengamos, capitalismo, feudalismo, comunismo, socialismo etc. Vender es intercambiar, vender es convencer, vender no es algo nuevo y no se acabará jamás.

A cada instante, cada segundo, vendemos algo. Le vendemos la idea a la chica que nos gusta de ser su pareja ideal, les vendemos a nuestros hijos todo un arsenal de costumbres y si somos buenos vendedores tanto la chica como nuestros hijos nos comprarán nuestras ideas y nuestras costumbres. Por lo tanto si nos tocó un salario mínimo pensemos en buscar alternativas que nos conlleven a vender lo que mejor tengamos para ofrecer.

La educación es saber pero la buena información es poder, gracias al Internet no estamos condenados a morirnos en ignorancia absoluta. Desde Internet podemos encontrar información altamente valiosa y podemos desde allí, si quisiéramos, vender nuestras ideas. ¿Y cómo conseguir los recursos para empezar a vender nuestros productos o servicios? Plantéese la idea de ahorrar un porcentaje que vaya destinado hacia la consecución de un plan de negocio pequeño, utilice sus ingresos extras (primas de servicio, bonos, cesantías, horas extras etc.) para agrandar los recursos y lograr ese monto necesario para empezar su negocio.

Una persona cualquiera puede, con unos 100 dólares, empezar un negocio pequeño digno, vender productos tangibles entre amigos o montar su propio negocio por Internet, como una tienda online, invertir en divisas, ofrecer servicios tipo Freelance,  vender productos en MercadoLibre etc. Nunca desprecie lo poco que tenga para invertir, aunque, sí es necesario adquirir información antes de zarpar al mundo de los pequeños negocios. Como mensaje final, por favor, no se deje “vender” El Miedo del Pobre.

+ Comentarios + 1 Comentarios

Anónimo
18 de agosto de 2014, 14:29 Comentarista

Es bueno tu aporte gracias

Publicar Comentario

Este Blog promueve la libre expresión.

 
Copyright © 2011. Independencia Financiera - Derechos reservados